Cornelio y su fe contagiosa.

Nuestra fe no debe estar escondida en nuestro corazón. Familiares, amigos y conocidos deben saber de ella. Deben tener la oportunidad de escuchar las razones por las cuales hemos obedecido al Señor. Nuestra fe debe ser contagiosa.

Leave a Reply

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *