l_luevano@hotmail.com

l_luevano@hotmail.com

Volviendo a la Biblia

Cornelio y su fe contagiosa.

Nuestra fe no debe estar escondida en nuestro corazón. Familiares, amigos y conocidos deben saber de ella. Deben tener la oportunidad de escuchar las razones por las cuales hemos obedecido al Señor. Nuestra fe debe ser contagiosa.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *