Etiquetas

Más usadas

100 bosquejos para sermones.

Presentamos una compilación de bosquejos para sermones. Usted puede predicarlos tal cual, o bien, adaptarlos para un propósito diferente. Lo importa

0 comments Lorenzo Luévano

¿Qué hacer ante la oposición al evangelio?

Hoy en día gozamos de libertad para predicar el evangelio pero, ¿qué debemos hacer, si de pronto hubiese una oposición a que se predique el evange

0 comments Lorenzo Luévano

“Hable del amor, no de controversias”.

No son pocos los que, queriendo evitar se censure las prácticas extra bíblicas que han introducido a las iglesias, nos piden que hablemos del amor,

0 comments Lorenzo Luévano

¿Qué predicaremos hoy?

Está de moda predicar lo que la gente quiere oír. Por eso, el cristiano está siendo desafiado a predicar la voluntad de Dios exactamente como está

0 comments Lorenzo Luévano

Una cosa sé.

Hay muchas cosas que podemos saber. Podemos saber muchas cosas acerca de la Biblia, sobre la conversión, sobre el nuevo nacimiento, pero si no se viv

0 comments Lorenzo Luévano

Perseverando a través de las presiones.

Hay momentos en la vida que ya no tenemos esperanza. Creemos que todo se ha terminado para nosotros. La pérdida de un ser querido, la ruina total, o

0 comments Lorenzo Luévano

Adversarios en la mente de Dios.

Ananías y Safira, a pesar de haber gozado de la comunión del Señor y de los santos, tomaron una mala decisión que les costó la vida. Es muy impor

0 comments Lorenzo Luévano

Jesucristo es el Señor.

¿Qué implica para mi vida, el hecho de que Jesucristo sea el Señor? Nuestra voluntad, nuestros bienes y nuestro tiempo deben estar rendidos complet

0 comments Lorenzo Luévano

Cornelio y los hermanos de Jope.

Todo cristiano debe tener cuidado con sus escrúpulos, sobre todo cuando se oponen a la obra de Dios, o a la misión nuestra de alcanzar almas para el

0 comments Lorenzo Luévano

Cornelio y su vida religiosa.

Aunque una vida religiosa no es garantía para ser cristiano, una vida que piadosamente busque hacer la voluntad de Dios, es de mucho valor para que,

0 comments Lorenzo Luévano