Cuando el pueblo de Dios está en crisis.

El pueblo de Israel es confrontado con malas noticias que la mayoría de sus espías le informan sobre Jericó. La conquista parece imposible, y de hecho, el pueblo lo considera un suicidio. El plan de Dios se ve afectado por causa del temor y la falta de fe del pueblo. Ante la vida, todos enfrentamos retos que parecen difíciles de lograr, y obstáculos que impiden una sana relación con Dios, y el gozo de todas sus bendiciones.  ¿Qué clase de crisis podremos enfrentar? ¿Cómo debería el cristiano reaccionar ante los retos o los obstáculos de la vida? ¿Qué actitud es la correcta? ¿Qué hacer cuando las dificultades se presenten?

Leave a Reply

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *