Blog Detail

Con el adulterio se pierde tu alma y tu ministerio.

¿Cuántos de ustedes se dedican al ministerio de tiempo completo? Quizás haya quienes tienen planes de ser predicadores, de ser maestros en la congregación, o maestras de damas y señoritas. Estos planes son muy buenos y necesarios para la obra del Señor; sin embargo, existen enemigos que pueden detener esos planes, o bien, si ya los está llevando a cabo, pueden destruir lo que usted ha empezado a hacer en su servicio al Señor. ¿Cuáles son esos enemigos? Son muchos, y en esta ocasión estaremos estudiando acerca de uno de ellos: “El Adulterio”.

Leer o descargar

Leave a Reply

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *